TOWANDA REBELS


Hace unos meses una serie de videos feministas se hacían virales en la red. Por fin compañeras de batalla bajaban el feminismo radical a las calles de una manera transversal y a todas las generaciones. Demostrando algo que muchas llevamos reclamando desde hace tiempo; Lenguajes cercanos y accesibles para todas las mujeres.

Ellas afirman que nos han colado muy bien ese relato que dice que las mujeres ya hemos conseguido la igualdad por eso poco a poco fueron siendo conscientes de la mentira. Las gafas moradas les mostraron una realidad dolorosa. Este fue el gran impulso para intentar cambiarla poniendo su grano de arena. La rabia jugó un papel muy importante como motor de arranque, lo que las puso en movimiento y las lanzó a la acción. Así, el verano pasado comenzaron a darle vueltas a la idea de crear algo juntas y en un principio pensaron en escribir un blog, pero enseguida se dieron cuenta de que podían utilizar su propia experiencia de actrices como herramienta comunicativa. La genial idea fue comenzar a lanzar sus mensajes en forma de videos. La inquietud por crear sus propios proyectos les viene de lejos, pero la falta de tiempo y sobre todo la autoexigencia, el miedo a fallar ( otra herencia machista que nos han metido en la cabeza) las había paralizado. Así que lo que nunca se habían atrevido a hacer por separado por ese perfeccionismo tiránico, consiguieron hacerlo juntas, quizás porque saltar de la mano de una amiga es mucho más sencillo. Se propusieron no juzgarse y comenzar con lo que tenían: un móvil, un ordenador para editar, miles de ideas y un deseo de comunicar y una enorme necesidad de comunicarle al mundo sus pensamientos e ideas. Así nació Towanda Rebels, un canal de youtube que es un altavoz del grito feminista radical; un grito que nos parece necesario, inevitable, y que debe ser escuchado. Towanda es la criatura de Teresa y Zua, a la que han dedicado, desde el pasado mes de octubre, todo su tiempo, esfuerzo y cariño. Pero ahora ya es nuestra también, de todas nosotras Towanda nos ha demostrado que todas podemos hacer grandes cosas , solo hace falta confiar en nuestra intuición acallada, en nuestra creatividad y hablar desde la verdad, desde lo que somos y lo que queremos cambiar.

El pasado mes de Junio vió la luz #Hola Guerrera, un libro imperdible que desglosaremos en un posterior artículo. No le perdáis la pista.


¿Como ha sido el proceso creativo de la redacción de este libro y a quien esta dedicado?

Nosotras siempre habíamos soñado con escribir. De hecho, ambas lo hacíamos. Sintetizar y dar fuerza a un mensaje en tres minutos, como intentamos hacer en nuestros vídeos, es muy difícil, y muchas veces muy frustrante. Tenemos muchas cosas que decir, pero sabemos que la gente se distrae enseguida. Sin embargo, el libro nos ha dado la oportunidad de desarrollar el mensaje, profundizar, poder elaborar más las ideas. Al final hemos querido tener la frescura y el lenguaje directo de nuestros vídeos, seguir interpelando, en este caso al lector o lectora, pero también hemos podido elaborar un discurso. Además, lo hemos hecho a cuatro manos, pero con la intención deliberada de que hubiera una única voz que atravesará todos los capítulos. Todo el proceso ha sido conjunto, con algunos capítulos elaborados por cada una, pero siempre revisados, corregidos o ampliados por la otra. Y algunos de ellos los hemos hecho juntas. Desde luego hemos escrito desde las tripas, y con la intención de despertar a la guerrera que todas llevamos dentro para que se una a esta revolución feminista inaplazable y necesaria.

¿En qué momento tomáis la decisión de sacarlo a la luz?

En el momento en que la editorial nos da la oportunidad de hacerlo con toda la libertad y exactamente como queríamos hacerlo, llamando a las cosas por su nombre, con capítulos muy duros, otros más personales, algunos más teóricos y muchos de ellos, sin duda, muy polémicos. No nos han movido ni una coma del contenido. #HolaGuerrera ha sido un libro muy catártico porque nos atrevemos a contar cosas que nunca habíamos contado y también porque a través de él, hemos conocido a mujeres increíbles que nos han prestado su voz o han sido las protagonistas de algunos de los capítulos. Es un libro que llama a la acción, desde luego, pero también que invita a recordar, a recuperar a nuestros referentes y a armarnos de argumentos y convicción.

¿Cuál es vuestra motivación ?

Al principio todo comenzó desde una necesidad vital de hablar, de contar y compartir la urgencia para que el feminismo tomara más peso. Pensamos de verdad que la revolución y el mundo será feminista o no será. Han pasado los meses y al tener más visibilidad, una red de contactos de mujeres más rica y más herramientas, ahora nos mueve lo mismo, pero se une la parte individual, la de compañeras que nos escriben pidiendo ayuda o simplemente necesitando alguien con quien compartir lo que les ocurre por ser mujeres en un mundo de hombres. Cuando nos dicen que estamos expuestas, que somos valientes por hacer el activismo a cara descubierta, no podemos dejar de pensar en las mujeres que no pueden hacerlo, que no tienen voz… en las compañeras que de verdad se están jugando la vida, y muchas veces muriendo por defender sus ideales. No nos sentimos valientes sino en la obligación de hablar y luchar nosotras que ahora mismo podemos.

¿Qué mensaje queréis transmitir?

El mensaje del feminismo radical, entendiendo que hay que ir a la raíz de nuestra opresión: el hecho de haber nacido mujeres en un mundo en el que los hombres siguen teniendo privilegios sobre nosotras. La sociedad en la que vivimos es profundamente patriarcal y capitalista, porque patriarcado y capitalismo son grandes aliados entre sí. Pero el feminismo propone otra manera de hacer las cosas: igualdad, colaboración, sororidad, derechos humanos y acabar con las violencias que atraviesan nuestras sociedades. Hay que atacar a todos los sistemas que establezcan unos privilegiados por encima de otros oprimidos, ya sea por causa del género, de la raza o de la clase. Es prioritario entender que el feminismo tiene que ser interseccional. Además, el feminismo está obligado a ser ecologista porque no hay otra manera de entender un mundo equilibrado en el que todos y todas tengamos los mismos derechos y oportunidades si no es cuidando el patrimonio natural que nos queda después de tanta devastación.

¿ Cuál es vuestro objetivo? ¿Os habéis fijado alguna meta?

La agenda feminista, como acabamos de comentar es amplísima porque implica una manera de entender el mundo y las relaciones muy concreta. Nosotras, en particular, estamos focalizadas en acabar con la violencia machista y la mercantilización de nuestros cuerpos, porque creemos que ambas agresiones hacia las mujeres parten del mismo punto: el vernos a las mujeres como objetos que poseer, usar y destruir. Por eso también atacamos la cosificación y la manera en la que nos educan en relaciones desiguales de amor tóxico. Las mujeres somos sujetos y no objetos y por eso proclamamos nuestro derecho a ser, a desear y no consentir, y a vivir y amar en igualdad de oportunidades y derechos. No somos #CositasBonitas, como titulamos uno de nuestros capítulos, ni estamos para complacer, no molestar y satisfacer sus deseos, Rousseau, todo un hombre de la ilustración decía que las mujeres estábamos para hacer la vida más agradable a los hombres. De eso, nada. Tenemos que liberarnos de esas imposiciones patriarcales y para ello ponemos mucho el foco en la manera en la que los medios, las instituciones, la justicia… no tienen una perspectiva feminista a la hora de enfrentarse a la realidad machista que vivimos. Nuestra meta es conseguir que el discurso del feminismo radical se conozca y tenga espacio en todos los ámbitos y, por supuesto, en los medios. No podemos quedarnos en el ámbito académico y tampoco en espacios minoritarios. Así no conseguiremos cambiar las cosas.

¿Creéis que el mensaje de vuestros vídeos llega con facilidad a mujeres de corta edad,
como adolescentes?

Eso nos dicen. Quizá sea principalmente porque tenemos la voluntad de que nos entienda una chica de 14 pero también mi abuela con 92 años. Al final el feminismo, por mucha teoría filosófica que sea, nos habla de nuestro día a día, de nuestros conflictos, de las situaciones que hemos vivido y de cómo enfrentarlas. ¿Por qué no habríamos de comunicarlo y extenderlo de manera que se entienda? Imbuirnos en un aire academicista, utilizar demasiados conceptos teóricos a veces me da la sensación de que solo es una necesidad de que se nos reconozca lo serias y estudiadas que somos, porque es cierto que las mujeres somos mucho más cuestionadas cuando elaboramos nuestros discursos. Pero tenemos que empezar a quitarnos esos complejos y los corsés de seriedad que quieren imponernos. Las teóricas más brillantes del feminismo radical son unas genias comunicando y siendo directas, y nadie se atreverá a tacharlas nunca de no saber de lo que hablan. Ellas (Amelia Valcárcel, Ana de Miguel, Alicia Miyares y tantas otras mujeres que llevan décadas partiéndose la cara en todas partes defendiendo el feminismo), lo saben y por eso es tan maravilloso, puro espectáculo escucharlas en vivo. Son genuinas, directas y su discurso es mucho más cañero de lo que muchas se imaginan. Las ponemos a hacer vídeos en Youtube y estamos seguras de que triunfarían.

¿Qué creéis que es lo que les está pasando a los hombres como colectivo?

Los hombres no están haciendo sus deberes...su parte.Con la sentencia de La Manada nosotras nos preguntábamos cómo era posible que no fueran los hombres los que se manifestaran indignados por ese discurso de que penetrar sin consentimiento entre 5 a una chavala hasta 11 veces en 18 minutos es un jolgorio sexual para los hombres. No entendemos cómo no se sienten removidos, cómo no tienen la necesidad de reivindicar que hay otra manera de ser hombre alejada de esa masculinidad tóxica. El feminismo les incomoda porque nuestros gritos en las calles están cargados de verdad. No pueden seguir argumentando que nos respetan cuando no se suman a esta lucha. Porque si los hombres no cambian, sino pierden privilegios, si no se ponen a construir otro modelo social con nosotras, nunca tendremos éxito. Las feministas queremos despertarles y obligarles a entender que no hay nada más importante ahora mismo que solucionar la falta de derechos humanos que supone que la mitad de la población vivamos con miedo, y vivamos con miedo hacia ellos. Que se hagan cargo como colectivo y busquen soluciones.

¿Cuáles han sido vuestras influencias dentro del movimiento feminista?

Desde luego las grandes feministas teóricas a nivel español como internacional. Pero nosotras sobre todo destacamos la importancia de las redes sociales. A muchas de las teóricas las hemos conocido gracias a compañeras que hablaban de ellas en las redes, a recomendaciones de otras feministas que también hacen vídeos, artículos interesantísimos. El feminismo, excluido de tantos espacios, ha ocupado por derecho las redes sociales y ha creado lazos entre mujeres de todas las partes del mundo. La agenda mediática ha cambiado y se ha visto obligada a mirar al feminismo a golpe de hashtag. Pero si tuviéramos que destacar una voz entre la multitud de mujeres valientes, destacamos la de Amelia Tiganus. Cualquiera que le haya escuchado hablar y contar su historia, que desgraciadamente es la de millones, habrá salido vapuleado, removido, con una necesidad brutal de hacer algo por fin, de cambiar las cosas, de dejar de mirar para otro lado. #HolaPutero le pertenece en gran parte.


Se os ha criticado y juzgado por escribir un libro sin ser feministas académicas
¿Creeis que el feminismo tiene varias trincheras desde las que se puede luchar
por un mundo más humanitario?

Se nos critica mucho, por casi todos los argumentos posibles y sus contrarios también. Pero creemos que es algo normal cuando te sitúas en el ojo público. Muchos de los ataques solo son el reflejo de que somos molestas; algo estaremos haciendo bien. Respecto a lo de ser académicas, no sé a qué se refieren, la verdad. Lo primero es que nuestro libro no es un libro teórico. Hay teoría, hay datos, pero es un libro personal, a ratos autobiográfico y desde luego desenfadado en la forma. En el fondo es bastante crudo. Lo segundo es que el mensaje no es más o menos valioso por los títulos de quien lo expone sino por su contenido, su forma, la manera en la que se comunica, su fuerza, su discurso. Y esto no lo garantiza simplemente el hecho de ser académico. Escribir es comunicar. Me parece elitista y muy injusto el mensaje para miles de compañeras que hacen una labor brutal de difusión y comunicación, mujeres con discursos complejos y completos y que, sin embargo, parece que no pueden hablar según algunas porque no tienen los estudios que ellas consideran indispensables. Por supuesto que cada una debe aportar desde donde está y desde lo que es. Nosotras hemos escrito desde la honestidad, sin pretender ser nada más de lo que somos. Estamos abiertas a todas las críticas sobre nuestros contenidos, pero nadie nos hará creer que debemos dejar de hablar y luchar con este tipo de argumentos.

Sabemos que habéis sido invitadas a varios programas.
Contadnos vuestra experiencia con los medios de comunicación masivos
y vuestra opinión sobre el tratamiento de la información que hacen estos medios.

Son empresas privadas sujetas a intereses económicos y con una agenda oculta. Lo que ellos llaman línea editorial es en realidad un posicionamiento particular y muy interesado respecto a casi todo. Quedó muy claro con el tema de #HolaPutero: pese a que nosotras queríamos resituar el debate en si los hombres tienen derecho a comprar mujeres, la mayoría de los medios querían hacernos el lío y que volviéramos a hablar por enésima vez de si las mujeres queremos o no queremos ser putas. El 8M fue un punto de inflexión porque obligó a muchas caras visibles de este país a tener que posicionarse. Con el tema de La Manada, el tratamiento es asqueroso. Parecen las nuevas estrellas del salseo de este país. Nosotras acudimos donde sea, hasta al infierno si hace falta, para hablar de feminismo, de abolicionismo, de justicia machista, de feminicidios. Se han visto obligados a incluir al feminismo y a incluirnos a nosotras y a otras compas que afortunadamente están yendo a los medios para darnos voz. Pero lo han hecho obligados porque hemos conseguido que la calle y las redes se inunden de violeta. Necesitamos que el discurso del feminismo radical se escuche y vaya calando. Para que nos escuchen las que ya están convencidas, podemos seguir en nuestras casas. Pero a los medios hay que ir a dar la pelea y a beneficiarse de su difusión.

Recientemente habéis tomado parte en las jornadas Alza la Voz de Bilbao
¿Cómo ha sido vuestra experiencia?

¡Estupenda! Y aprovechamos desde aquí para agradeceros por vuestro trabajazo, el cariño con el que nos habéis cuidado y por darnos la oportunidad de trabajar mano a mano con compañeras tan valiosas. Tendremos que repetirlo cada año e ir haciendo crecer el espacio. Necesitamos todavía Alzar La Voz para que se nos escuche alto y claro.

Por último os proponemos un juego, os vamos a decir varios nombres y nos decís lo primero que se os pase por la cabeza.

María Dolores de Cospedal Traidora
Íñigo Errejón Gris
Judith Bosch Guerrera
Manuela Carmena Conciliadora
Irene Montero Portavoza
Patricia Reyes Tratante Neoliberal
Pedro Sánchez Ken (bien acompañado de feministas)
Agustín Martínez Asco y rabia

Esperamos poder contar con su inteligencia y sus palabras por mucho tiempo. Sin duda una bocanada de aire fresco y un gran soporte en el desarrollo y socialización de esta gran revolución humana llamada feminismo.

“y tú, ¿También eres una guerrera?”