Les Solidáries
A Tiro Hecho


Hoy no nos presentamos con nuestros nombres, hoy todas somos "nosotras".

Con esta frase comenzaba la obra de Las solidarias de la compañía valenciana A Tiro Hecho. El lugar el Gaztetxe del barrio de Zorroza. Barrio obrero, el último perteneciente a El gran Bilbao antes de entrar en Barakaldo. Hijos e hijas de aquellos que trabajaron en la industria metalúrgica, en los muelles. Pueblo en toda la máxima expresión de la palabra.
La obra nos sorprende, emociona, mantiene en tensión constante. Actos y escenas de una actividad física frenética en el escenario. Hay que decir que las actrices tienen un fondo físico envidiable porque lo que ellas hacen en escena es original pero a la vez se me antoja agotador por la cantidad de movimiento físico que desarrollan en ella. Las solidaries nos ofrecen lírica y narrativa, música, danza y compromiso político. En un alto ejercido de plasticidad visual y belleza creativa, nos desafían a romper todas nuestras estructuras de pensamiento. Nos sacan lágrimas, risa, incomodidad, amor y sobre todo mucha memoria. Antes de la función las errantes estuvimos con ellas y en una entrevista que fue más un foro de discusión, enriquecedor e intenso nos contaron lo siguiente:


Quiénes son las artífices de Las Solidáries y cuando estrenasteis la obra

Lo primero el grupo se llama A Tiro Hecho una compañía de teatro físico político o de danza protesta. Yo soy Carla Chillida, intérprete y hago un poco la dirección de los espectáculos. Yo soy Margarida Matéos, soy actriz y llevo también un poco producción y gestión, junto con Yarima, de la compañía. Yo soy Yarima Osuna, actriz y ayudo con la producción de la compañía. Yo soy Paula, actriz y llevo trabajando con ellas dos producciones. La compañía lleva 7 años en los escenarios. Estrenamos el día 16 de junio , en Sala Inestable durante tres semanas y luego nos hemos movido bastante dentro de la Comunidad Valenciana y fuera en: Madrid, Granada, Aranjuez y en 2018 empezamos en el Teatro Público de Valencia, hemos estado en el Norte (Cantabria y País Vasco) Tenerife y seguimos dentro de C.Valenciana, después vamos a Sevilla y en octubre hacemos una gira en Chile. En 2019 tenemos un bolo en Zaragoza.

¿Quién escribe la obra, de dónde surge la idea?

Esta obra está creada por nosotras cuatro, pero es la primera vez que pedimos a una dramaturga, externa al equipo de creación, que nos haga los textos para aquello que estábamos montando, porque normalmente las obras son casi todas físicas y cuando tenemos la necesidad de un texto o bien cogemos textos históricos o algún compañero del equipo escribe alguna cosa, pero no somos una compañía que necesite un texto previo para montar las obras, ese no es el motor. Entonces en este caso empezamos a montar la obra y Patricia Pardo se incorporó a ver los ensayos y a proponernos textos que podrían encajar en las escenas que ya estábamos realizando.

¿Por qué os embarcáis en este tipo de teatro?

Esta obra surgió de una inquietud que teníamos las cuatro en cuanto al desconocimiento respecto al feminismo. Todas teníamos comportamientos que se acercaban al feminismo pero no sabíamos identificar o no teníamos claras ciertas cosas y surgió por una necesidad como grupo. También de momentos personales que nos llevaron a cuestionarnos un montón de cosas acerca del feminismo y fue el generador para empezar, también la búsqueda de referentes. Llegó un punto que nos cuestionamos como compañía de teatro político que siempre estábamos haciendo homenaje a figuras masculinas y ¡qué pasa! ¿que no tenemos referentes femeninos?, ¿qué está pasando?. Entonces surgió la necesidad de hacer un grupo de creación no mixto, meternos en materia, hablando de cómo nos sentimos nosotras como mujeres dentro de esta sociedad y dónde están esos referentes que nos puedan hacer sentir orgullosas de ser mujeres. La obra es una revisión de las mujeres anarco-sindicalistas y de todas las demandas que hicieron ellas y mezclado con nuestras propias cuestionamientos y proposiciones actuales de estamos aquí, nos pasan estas cosas.

¿Creéis que el feminismo es una moda o que está surgiendo un despertar masivo
y que ahora es cuando viene ….?

No sé si es una moda o no, lo que está claro es que se están aprovechando de esta circunstancia de este momento. Te vas a las grandes cadenas de moda femenina y ves eslóganes feministas en la ropa. Y nos estamos dando cuenta de que esta obra se está moviendo mucho en los ayuntamientos, cosa que hasta este momento era difícil vendernos a los ayuntamientos. Nuestra obra anterior no fué de interés para ningún ayuntamiento y de repente esto es como que interesa, teniendo en cuenta que esta es una obra muy dura, consideramos que lo que han querido es “entrar en este juego” de venga, vamos a darle la oportunidad y no saben que esto es un peligro para las instituciones. Con esta fisura que hay, hay que ir con los ojos muy abiertos para que no se genere un feminismo hegemónico, despolitizado, que no sea peligroso para el poder y para los mecanismos de poder. Sin separar el feminismo de la conciencia de clase.

¿Habéis encontrado apoyos, obstáculos, con cuáles?

Siempre hay obstáculos cuando se dicen las cosas sin pelos en la lengua y de frente, pero es cierto que aprovechando esta fisura que hay ahora, a los ayuntamientos les “viene bien” tener dentro de su programación cultural una obra que habla de feminismo para ponerse la medallita y poder decir “está incluido” y dentro de eso nosotras aprovechamos esa oportunidad de intentar radicalizarnos lo máximo posible porque entendemos que entrar estos circuitos también abre las posibilidades de público y cuanto más público hay, más gente hay cuestionando cosas y nuestro trabajo va por esa línea. Una de las cosas más bonitas que nos ha pasado en este último periodo, aparte de esa fisura en los lugares institucionales, hemos encontrado mucho apoyo en los centros sociales. Y nos hemos encontrado con una gira en los centros sociales y eso como compañía de teatro es impensable y de repente tu cabeza se desestructura y vuelve a estructurarse de otra manera, piensas que tal vez las oportunidades reales, no están dentro de lo que una piensa que es un circuito teatral al uso sino que habrá que centrarse en otros lugares y también como teatreras desconstruirnos.

¿Os habéis planteado el trabajo en red con otras mujeres?
como adolescentes?

Nos han contactado un montón de grupos feministas para incluir la obra dentro de actividades que hacen y han sido experiencias muy poderosas. También interesante como hablamos desde la actualidad, desde nosotras, desde la contemporaneidad y también hacemos un recorrido histórico, nos llama para rendir homenaje a mujeres que en la historia no se mencionan, nosotras no las conocíamos y de repente llegamos a Granada y hay chicas súper jóvenes que están trabajando con Mujeres Libres, que nos preguntan de dónde hemos sacado esos nombres y nos dicen que ahí tienen a tres más y nos planteamos cómo podemos incluir a esas tres más y te encuentras con que esa búsqueda que hemos hecho nosotras, también se está haciendo en otros lugares.Para venir aquí directamente contactamos con Mujeres Libres, porque desde internet se puede acceder a esta red en concreto. Una cosa interesante que nos pasó en Granada,fue con una chica de la CNT, ella puso mucho en valor que se mezclara el tema del feminismo con el anarquismo porque le había pasado como estaba en organizaciones feministas donde no se menciona el movimiento libertario y ella estaba en la CNT con todos sus compañeros hombres y que el feminismo esté relegado, a ella le gustaba esa unión de esas dos posibilidades juntas y es lo que hacemos en la obra, hablar del movimiento libertario en las mujeres.

¿Qué creéis que es lo que les está pasando a los hombres como colectivo?

Los hombres de nuestro entorno, los compañeros de los centros sociales y demás, creemos que están esperando a ver dónde se tienen que sumar y qué es lo que tienen que hacer y vemos en este grupo de hombres una prudencia, porque cláramente ahora estamos tomando las iniciativas y han entendido que tienen que dejar hacer siendo aliados. Visto de una manera simplona y generalizando, detectamos tres reacciones: La agresiva y directa, la negación y la del compañero que se aparta a un lado y te deja hacer tu camino. Bueno, también vemos otro grupo que se dice feminista, yo organizo y desorganizo, estoy en esta lucha pero la llevo yo, con mensajes paternalistas y cuando se lo señalas se sienten ofendidos. Nosotras de hecho cuando empezamos con la pieza teníamos miedo porque siempre había sido un proceso totalmente mixto y cuando vinieron a verla la primera vez fueron todo mujeres las que vieron el espectáculo, un pase general y luego hicimos otro abierto a todos y ahí estábamos todas como a ver cuál es la sensación que se llevan los hombres al ver esta pieza. porque hay cuestionamientos muy directos hacia el hombre, entonces claro queríamos ver cuál era esa primera reacción porque hay gente que se violenta bastante y mujeres que se violentan también. Cuando cruzas esa línea todo te lo cuestionas, te observas y te dices “acabo de hacer esto y es una conducta machista” como suponer que hay conductas de galantería que le corresponde ejecutar al hombre, como alcanzarte la bici cuando lo puedes hacer tú sola, que pueden parecer tonterías pero que ahí están. Los hombres tienen temor y ese miedo da paso a esa agresividad de defensa, es como el miedo a perder este privilegio que tengo “hola, a dónde váis mujeres?”. Creemos que toda esta situación violenta que se está teniendo viene de un miedo y por una falta de seguridad en ti mismo y en el prójimo, temen a la rebelión y por eso el hombre tiene cierto miedo a lo que está pasando con respecto al feminismo, porque el primer golpe en la mesa se ha dado.

Sobre las diversas corrientes feministas..

Lo que hablábamos antes de la institución, creo que uno de los miedos que da el que esté esto tan institucionado realmente es que acabe por disolverse, porque cuando las luchas del pueblo llegan a la institución todo se apacigua y se acomoda y se deja que se actúe desde el poder. Y precísamente por eso estamos en un centro social, porque tienes que salir a la calle, porque es donde está la lucha, no dejarlo a manos de la institución. Al menos el feminismo es un tema más transversal, no es piramidal.

<
¿Qué le diríais a las chicas jóvenes?

A mi que me enseñen mucho, porque creo que saben mucho más que nosotras y creo que somos nosotras las que tenemos que escucharlas a ellas, yo les tengo mucha fe y creo que otra de las cosas preciosas que ocurren con el feminismo es que es intergeneracional y que hay que promoverlo y que no hay que olvidarlo nunca. A tope con ellas. Una compañera de trabajo, trabaja en institutos dando charlas sobre sexualidad y sobre la violencia de género y lo que se encuentra es terrorífico. Pero también nos encontramos con mujeres muy jóvenes, de 12 a 16 años, a las que se les propone un tema, la obra la han hecho ellas, y se cuestionan lo horrible que ven en el instituto y buscan una solución artística para mostrarlo y hay un debate para generar algún cambio. Pero como norma general, cuando llegamos a un instituto en una clase de 20 alumnos, 15 son niños y niñas que no se cuestionan absolutamente nada y está claro que es por la educación que tenemos, en la que no se plantean cuestionamientos de lo que está pasando a tu alrededor y ahí está el problema. Se necesitan profesoras subversivas. Este año me he dado cuenta de lo, relativamente, fácil que es cambiar la dirección de esas personas sin llegar a manipular, planteando cosas que no se las habían planteado anteriormente y que se hagan preguntas que nunca se las habían hecho. Creo que hay mucha esperanza en la gente joven y que ese despunte de violencia en sus relaciones viene dado porque las jóvenes se están cuestionando cosas que nosotras no nos cuestionábamos y la respuesta de sus compañeros en muchas ocasiones es violenta.

Las damos las gracias a todas ellas desde Las errantes y os invitamos a todas a verlas si coinciden en vuestra ciudad. Merece la pena vibrar, aprender, emocionarse, enfadarse y volverse a reconciliar...o acaso ¿la vida no es así?

A TIRO HECHO

“ Todas somos Nosotras”