Ira

La ira es una emoción que me fue prohibida cuando era niña, así que la encerré bajo siete llaves.
De tanto en tanto ella lograba escapar de su encierro y yo a cada escapada reforzaba los muros que la contenían, añadía mas candados, reforzados con cadenas.
Pero aún así logró escapar se filtró por unas grietas y finalmente logró escapar a través de una cerradura oxidada.
Se disfrazó de pasividad y de esa forma logró engañarme ganándose así mi confianza
Anduvimos juntas de la mano durante mucho tiempo; yo confiada y ella creciendo cada dia más, a tal punto que un día se reventaron las costuras de su disfraz, de su vestidura y me mostró su verdadero rostro.
Un demonio por cuyas venas corrían ríos de lava a cual volcán, pero esa lava estaba hecha de resistencias.
Durante un tiempo fui poseída por ese demonio y pude entender y sentir de que estaba hecho, resistencias a dar explicaciones, a las preguntas, a aceptar órdenes, imposiciones, a mi sentir de Hembra, de madre, de mujer.
Finalmente lo liberé de mi.
Hoy al dejarla libre y darle su correspondiente vestidura ha menguado en su tamaño y me protege de ser envenenada por la ponzoña de la sumisión, la pasividad y de ese letal y mortífero veneno llamado patriarcado que tanto daño ha hecho a las mujeres de mi linaje.

Me he dado cuenta que ella y yo somos una.
Y he aprendido a amarla, a amarme
A respetarla, a respetarme.


Cuando era niña me castraron o eso creyeron.
Me prohibieron una emoción vital .
Una emoción que pude rescatar.
La que hoy cuando se aparece, esbozo una sonrisa, dejándola asomarse por las ventanas de mi mirada porque se que me esta indicando que por ahí            
NO

BONAÍ CAPOTE
Autora Cuentera.
Nació en la volcánica isla de Bioko ( Guinea Ecuatorial ) fruto de un encuentro de celtas y bantúes . Hija de madre de la etnia bubi y padre Español. Reside en en la isla de los volcanes,Lanzarote.: